Etiquetes

Enguany el FoCAP hem organitzat el primer concurs de relats breusEls diaris de l’Atenció Primària” com una forma d’explicar l’Atenció Primària d’una manera diferent, fent visibles les històries del dia a dia de les treballadores de l’atenció primària a través de microrrelats. El veredicte del certamen es va fer públic el dia de sant Jordi. Avui publiquem els relats guanyadors:

  • Primer premi: “Los martes”, de Claudia Rodríguez Sánchez
  • Segon premi: “Intercanvi”, de Montserrat Verdú Arnal
  • Primera menció especial: “A l’altre banda de la taula”, de Isabel Buezo i Reina
  • Segona menció especial: “Navegantes”, de María Almazán Gómez
  • Tercera menció espacial: “Vente sin cita”, de Laura Piñero Herrera

La totalitat dels 43 relats presentats van sortint publicats als Diaris de trinxera. Resta pendent anunciar la data de la presentació i lectura dels cinc relats guardonats. Fins llavors, bona lectura!

Primer premi: Los martes, de Claudia Rodríguez Sánchez (sota el pseudònim Valentina Albalat)

Los martes eran su día favorito de la semana. Se peinaba con esmero. No es que a su edad eso fuera muy importante, pero los martes le gustaba arreglarse. Incluso se echaba un poquito de esa colonia que le habían regalado por navidad y que guardaba para las ocasiones especiales. Y es que hacía unos pocos meses que todos los martes tenía una cita. Alguien la esperaba. Alguien que se preocupaba por ella. Alguien para quien era importante. Por eso nunca llegaba tarde. Y cuando abría la puerta, siempre las mismas palabras: buenos días doctora, hoy me encuentro mucho mejor…

Segon premi: Intercanvi, de Montserrat Verdú Arna (sota el pseudònim Fermina Solans)

Gràcies. Per què? Per la conversa. Què diu, doctora? Ja ho sap que sordejo… Caldera vella, bony o forat. Res, que sempre que la vinc a visitar a casa seva, m’emporto alguna frase. Lladregota!

Primera menció especial: A l’altre banda de la taula, de Isabel Buezo i Reina (sota el pseudònim de Caterina Albert)

La solitud de la consulta li havia acabat fent estralls gairebé sense adonar-se’n. S’havia deslligat no tan sols dels seus pacients; també del seu equip, dels seus companys de trinxera. I no havia estat per no reclamar reiteradament que volia tornar a mirar-los als ulls, que volia tornar a tocar-los, que volia tornar a tenir-los presents davant d’ella, perquè acompanyar en la distància, no és acompanyar. De tant parlar en solitud, la veu se li va gastar i, amb la mirada absent i gairebé sense adonar-se’n, va passar a seure arraulida a l’altra banda de la taula.

Segona menció especial: Navegantes, de María Almazán Gómez (sota el pseudònim de Atinka)

El olor a leña en las calles y la nieve ondeando el horizonte son el escenario de un espejismo primaveral. Mercè, 93 años, viene a consulta. Rompe a llorar y murmura: “la que se tendría que haber ido no lo ha hecho y quién no tenía que hacerlo, sí”. Su hijo Luis, también paciente mío, había fallecido hace 3 semanas tras una corta pero intensa enfermedad. La miro. La complicidad del dolor compartido nos sumerge en un mar donde solo la calidez de un abrazo nos vuelve a impulsar, por un instante, hacia la superficie.

Tercera menció especial: Vente sin cita, de Laura Piñero Herrera (sota el pseudònim de Manzano)

Una silla frente a la otra, la persona frente a la persona. Un tú a tú sereno, que nada esconde. Un momento precedido por un: “tú vente sin cita, en la consulta dieciséis te espero”. Porque para lo importante no hay horas, ni colas ni esperas. La radiografía desveló lo que los síntomas quisieron gritar a voces y no supieron. Y una mano firme que se ofrece a vencer el temblor del miedo a sufrir participa de la conversación. Te llamarán en cuarenta y ocho horas. Silencio. Si ocurre algo, si lo necesitas, vente sin cita.